The magic of learning at My Castle


Aprender un idioma tiene mucha magia a cualquier edad.

Tenemos muy presente que apuntarse en una academia supone un esfuerzo tanto económico como de tiempo para una familia por lo que es fundamental que las clases sean provechosas, efectivas, amenas y con objetivos claros. Por este motivo la duración de las clases varía acorde con las etapas de crecimiento y desarrollo.

Dado que nuestros cursos son presenciales creemos que el entorno tiene mucha importancia. Disfrutamos de aulas amplias y luminosas con mobiliario cómodo y nuestros recursos digitales y equipos de sonido son de altas calidades.

Nosotras, las profesoras, impartimos clases a las edades y niveles que corresponden con nuestra especialidad para garantizar la calidad de la ense√Īanza. Aplicamos nuestros conocimientos y experiencia para motivar y guiar, cuidando mucho el ambiente de grupo para que nuestros alumnos se sientan a gusto.

Al ser una academia independiente somos libres de seleccionar los mejores libros seg√ļn nuestro criterio y de aplicar nuestros conocimientos con confianza y autonom√≠a. Adem√°s, utilizamos gran cantidad de material de creaci√≥n propia que adaptamos a las necesidades particulares de cada grupo para favorecer la motivaci√≥n e implicaci√≥n de cada alumno.

Por naturaleza la relación que mantenemos con nuestras familias es cercana y cordial. Igualmente, la seguridad del alumnado es una prioridad para nosotros.

Vigilamos las entradas y salidas del centro con sumo cuidado para tener la tranquilidad de que cada alumno haya sido recogido o que su salida haya sido autorizada. Por respeto a la integridad de cada persona hemos optado por una política de no usar imágenes de nuestros alumnos en publicidad o en redes sociales.

Además de las tutorías organizadas siempre estamos a disposición para consultar sobre el progreso de sus hijos e hijas y para resolver cualquier duda.